fbpx

INVERNADERO DIY: CÓMO CONSTRUIRLO

invernadero

INVERNADERO DIY: INTRODUCCIÓN

El invierno es una estación muy útil para comprender lo mucho que puede hacer por nosotros un invernadero para poder mantener las plantas incluso durante la estación fría. De hecho, poner las plantas en el interior no es una solución tan eficaz como un invernadero, que también es muy útil para otras operaciones. Por ejemplo, un invernadero puede servir para seguir produciendo hortalizas en invierno, para anticipar la siembra, para preparar los plantones que se pondrán en el campo cuando las temperaturas empiecen a ser más cálidas.

Aquí, pues, que en esta temporada podemos conseguir un invernadero, decidiendo la posición y su tamaño, así como el material que lo compone. Y también es bueno considerar si lo haces tú mismo o lo compras.

¿ES MEJOR COMPRARLO O HACERLO UNO MISMO?

No cabe duda de que hay muchos invernaderos ya hechos en el mercado, pero aún es posible recurrir a empresas que fabrican un invernadero in situ según las necesidades, los gustos y las medidas personales que también se adaptan a las características del lugar. Pero una alternativa más barata es construirlo uno mismo. Antes de tomar esta decisión es bueno comparar los costes entre una solución y otra, planteando la del invernadero de bricolaje porque siempre hay que tener en cuenta diversos imprevistos, como la rotura del material, o el exceso de material, etc.

Sin duda, el invernadero de bricolaje es la solución más sencilla, con ventajas como:

  • Comodidad para la construcción de la cubierta, ya que puede anclarse a la existente continuando la misma inclinación de la pendiente.
  • Posibilidad de aprovechar el calor procedente de la pared doméstica sobre la que se apoya el invernadero.
  • Posibilidad de tener una superficie de enganche especialmente sólida, dada precisamente por la pared.
  • Ahorro en el coste del invernadero, ya que hay una pared menos que hacer.
  • Posibilidad de tener una puerta que acceda directamente al invernadero desde la casa. Una opción que, entre otras cosas, convierte el invernadero en un hermoso jardín de invierno.

Como todo, el invernadero de bricolaje también tiene sus inconvenientes: comparado con un invernadero ya hecho, es menos luminoso, ya que se apoya en una pared cerrada y no transparente. Además, la altura está inevitablemente condicionada por el muro sobre el que se apoya, que debe estar, entre otras cosas, en el lado sur del edificio/vivienda para obviar la pérdida de luz debida al muro no transparente antes mencionado.

invernadero

DISEÑO

Durante la fase de diseño, la mejor solución es diseñar el invernadero lo más grande posible, naturalmente dentro de los límites impuestos por el muro sobre el que se apoyará. Digamos que como referencia se puede mantener una anchura máxima de 5 metros y una longitud entre 8 y 10. De este modo, el invernadero podrá albergar plantas de diferentes tamaños, como grandes macetas de cítricos, así como plantas que sufren las bajas temperaturas. Un invernadero grande permite colocar las plantas de la mejor manera posible, sin tener que «aplastar» las hojas en las paredes exteriores. Y también recuerda calcular el espacio para un paso que sea suave, ¡al menos un metro!

Uno de los momentos más importantes en la realización del invernadero es el diseño de la base de drenaje. Un invernadero es un lugar en el que la humedad se acumula con facilidad y, por tanto, hay que tratarla y, de hecho, mantenerla lo más alejada posible con los cuidados adecuados y la elección correcta de los materiales. Un suelo de hormigón o de baldosas no hace nada para mantenerlo alejado. Por eso, una solución eficaz es una gatera de grava colocada en el suelo con un grosor de al menos 15 cm, que permite que el agua que cae al suelo drene hacia las capas más internas de la base.

También es conveniente centrarse en la cimentación perimetral del invernadero, desde un simple muro bajo útil para contener la base de drenaje y fijar toda la estructura, hasta un muro de hasta un metro de altura de material aislante o con dos capas de ladrillos divididos por una capa aislante que sirve naturalmente para aislar el invernadero del frío exterior. Pared que resulta más ventajosa también porque sirve para proteger el invernadero de golpes y otros daños accidentales.

ESTRUCTURA DEL INVERNADERO

En cuanto a la estructura del invernadero, debe satisfacer tres puntos fundamentales: ligereza, solidez y resistencia a los cambios de temperatura. Empezando por el primer punto, una buena estructura se compone de metal galvanizado en sus elementos importantes. El zinc, el material que recubre el hierro, se oxida y oxida en lugar del propio metal, que queda así siempre protegido de los signos del tiempo y la erosión.

Evidentemente, si no tienes conocimientos de carpintería, puedes encargar a una empresa especializada el corte de la estructura de hierro a medida y su montaje. Sin embargo, para los que no les gusta el metal, también hay soluciones de madera laminada, especialmente tratada para que no se pudra y resista la humedad.

invernadero

Tanto si son de madera como de metal, los montantes deben tener preferentemente una sección cuadrada (10x10cm ), lo que facilita la aplicación de paneles de plástico o vidrio transparentes. Hay que prestar la misma atención a las juntas que a los elementos de soporte: recuerda comprobar que las placas, los tornillos y los pernos sean también de un metal resistente. Además, para garantizar la máxima estabilidad, las placas deben utilizarse en todos los agujeros y noen cada uno de ellos.

VIDRIO O PLÁSTICO

Un elemento típico e icónico del invernadero es sin duda su estructura transparente. El vidrio es el mejor material en cuanto a transparencia, resistencia a la opacidad y al rayado, y aislamiento. Sin embargo, estas propiedades lo hacen muy pesado y prácticamente imposible de reparar si se rompe.

Por lo tanto, hoy en día es una solución común en los invernaderos el uso de láminas de policarbonato, o plástico. Un material que combina bajo precio, buena transparencia, sencillez en la elaboración y excelente aislamiento si se elige con doble cámara. Hay dos tipos, que se diferencian en si se comunican o no con el mundo exterior:

  • Abiertos, si es que se comunican con el mundo exterior. Estas láminas se llenan de polvo, suciedad, insectos y algas.
  • Cerrado, por lo tanto aislado del exterior y más duradero.

Las láminas de policarbonato se fijan a los montantes con tornillos, lo que distribuye la presión y las hace más resistentes. La superficie transparente nunca debe ser un obstáculo para la plena absorción de la luz por parte de las plantas. Por eso, siempre hay que limpiar los paneles transparentes, tanto de cristal como de policarbonato, por su cara interna y externa. De hecho, como ocurre con los cristales de los coches, es fácil que se forme una pátina uniforme que reduzca su transparencia . Al limpiar, una gran solución es utilizar también un desinfectante de moho.

PORTADA

Por último, la portada. Un elemento que en realidad es bastante simple en un invernadero de bricolaje apoyado en la pared de la casa. En este caso, de hecho, es de una sola vertiente y sin ningún tipo de junta. Es decir, particularmente fácil de hacer. La única astucia es mantener la misma pendiente que el tejado de la casa, diseñado específicamente para no soportar la presión de la lluvia y sobre todo de la nieve. Si, por el contrario, el invernadero es independiente, se puede elegir como cubierta un techo arqueado transparente, sobre el que se pueden plegar las láminas de forma uniforme.

DEJA UN COMENTARIO

Si le ha parecido interesante el artículo, deje un comentario con su opinión al respecto.

Por último, si necesitas una consulta personalizada para crear tu propio invernadero de bricolaje, envía un correo electrónico a valeriadesign@casaomnia.it. Pásate por nuestro portal online CasaOmnia.it!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.